Cambio de Vida en España

“Me bebí una botella de Champán y tomé 150 pastillas para acabar con mi vida”

Hace varios años mi vida fue cayendo en un oscuro y profundo agujero del que no sabía si algún día conseguiría salir. Estaba casada pero, sin embargo, hacía mucho tiempo que no sabía lo que era la felicidad, dentro de mí siempre estaba aquella voz que me decía que la única manera de ser feliz realmente era viajar fuera del país y comenzar una nueva vida, creía que así resolvería los problemas que tenía.
Sin embargo, una vez aquí, en España, y tras un periodo en el que todo parecía un sueño hecho realidad, la situación comenzó a empeorar de la noche a la mañana, pues durante los últimos tres años, caí en una profunda depresión en la que mi autoestima quedó completamente destruida y no tenía ganas de seguir viviendo.
Solamente quien ya pasó por una situación así sabe lo que es. En ese tiempo de depresión comencé a escuchar voces que me decían que me tenía que suicidar. Las escuchaba día y noche, finalmente tomé la decisión definitiva de suicidarme, ¿cómo? Con una botella de champán e ingiriendo 150 pastillas de golpe.
Tras estar al borde de la muerte, y pasar una semana en el hospital comencé a reflexionar sobre mi vida: No tenía amigos pues todos me habían abandonado, la relación con mis dos hijas era completamente nula y sabía que mi vida no tenía ningún sentido. Necesitaba un cambio y me acordé de una invitación que me hicieron para ir a Familia Unida. Recuerdo que al llegar allí, se estaba realizando la Hoguera Santa del Monte Sinaí, sin embargo, en ese momento, oír hablar del sacrificio me provocó un profundo shock.
Pero, dentro de mí, había algo que me decía que la solución a mis problemas estaba allí, que si perseveraba y hacia las cosas como allí se enseñaban, me vería libre por completo de los problemas que me atormentaban. Decidí participar de la Hoguera Santa del Monte Sinaí y vencer por completo.
También comencé a participar de las reuniones y, poco a poco, fui viendo que yo estaba cambiando, la depresión desapareció, los deseos de suicidio, hoy, son cosa del pasado, la relación con mis hijas que hacía mucho tiempo que no existía, se transformó y hoy somos felices. Hoy veo las cosas desde un punto de vista mucho más positivo, tengo objetivos que cumplir, sueños que alcanzar, paz y tranquilidad dentro de mí, cosa que antes nunca tuve, he conquistado mi propio negocio de comida colombiana y he alcanzado la felicidad y la estabilidad emocional que parecían imposibles.

Anúncios